Colin Raymond, investigador del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, ha destacado que el índice de bulbo húmedo, que combina temperatura y humedad, es crucial para determinar la capacidad del cuerpo humano para disipar el calor mediante la sudoración. 

Según el estudio, cuando este índice supera los 35 °C durante períodos prolongados, el cuerpo humano no puede regular eficazmente su temperatura, lo que puede llevar a condiciones letales.

Regiones en peligro

El informe identifica varias regiones del mundo que podrían volverse inhabitables para mediados del siglo XXI debido a los extremos niveles de estrés térmico. Estas son algunas de las áreas más afectadas:

– Sur de Asia: Se esperan temperaturas críticas entre 2040 y 2070, especialmente en países como Pakistán, donde las condiciones extremas podrían poner en riesgo la vida humana.

– Golfo Pérsico: Las temperaturas ya extremadamente altas podrían hacer que esta región sea completamente inhabitable.

– Brasil: En Sudamérica, este país es uno de los más destacados en el informe.

– China: Particularmente el este del país, enfrenta un futuro incierto.

– Estados Unidos: Varias zonas de Arkansas y Missouri también están en riesgo.

El estudio enfatiza que la frecuencia del calor húmedo extremo se ha más que duplicado desde 1979, y las primeras ocurrencias de un índice de bulbo húmedo de 35 °C se proyectan para mediados del siglo XXI. Esta situación destaca la urgencia de adoptar medidas preventivas para proteger la salud pública y mitigar los efectos del cambio climático.

Estrés térmico y habitabilidad

El estrés térmico, evaluado a través del índice de bulbo húmedo, es una amenaza creciente que subraya las condiciones extremas que podrían superar los límites de tolerancia fisiológica humana. 

Este enfoque permite identificar las regiones más vulnerables ante el aumento del calor global y subraya la urgencia de implementar políticas y acciones para mitigar los efectos del cambio climático.

El informe de la NASA es un recordatorio urgente de la necesidad de acciones globales coordinadas para enfrentar la crisis climática. A medida que las temperaturas globales continúan aumentando, es esencial no solo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, sino también adaptar nuestras comunidades y economías a un clima cambiante.

La NASA ha identificado varias regiones del mundo que se enfrentarán a condiciones extremas de habitabilidad para el año 2050 debido al cambio climático. Un informe reciente basado en datos satelitales y modelos climáticos avanzados revela que el aumento de la temperatura y la humedad están empujando a ciertas áreas más allá de los límites de habitabilidad humana.