Nancy Flores García, empleada de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) reportada como desaparecida el pasado viernes en la Ciudad de México, fue encontrada muerta la noche del domingo a un costado de una carretera intercomunitaria en el municipio de Villa de Allende, en el sur del estado de México.

El cuerpo de la mujer, de 40 años, estaba maniatado y tirado sobre la carretera que va a la comunidad de Las Casitas, en ese municipio, a unos cinco kilómetros de donde se encuentra la planta potabilizadora de Berros del complejo hidráulico del Sistema Cutzamala.

Lo último que se supo de Nancy Flores, quien era coordinadora administrativa de la primera visitaduría general de la CNDH, fue que se le vio en la colonia El Tanque, en la alcaldía Magdalena Contreras, en la capital del país.

El Ministerio Público de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México dio fe de los hechos la madrugada de ayer y el cadáver fue enviado al Servicio Médico Forense de Toluca para que sus familiares lo identificaran, lo cual ocurrió por la tarde.

La investigación fue turnada a la Fiscalía de Feminicidios de la entidad y se envió un desglose a la Procuraduría General de Justicia capitalina porque ahí se inició un acta por la desaparición.

Agentes ministeriales inspeccionaron este lunes la zona donde fue localizado el cuerpo en busca de pistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.