La Arquidiócesis del Valle de Toluca publicó los lineamientos para cuando se reanuden las misas y servicios presenciales de las 180 parroquias y rectorías que la componen.

Destacan el uso obligatorio de cubrebocas, no dar el saludo de paz y la comunión será entregada en la mano.Aunque no se precisó la fecha de reapertura de los templos, a través de redes sociales se difundieron las 15 medidas que componen el Protocolo para la Reapertura al Culto Religioso y las Actividades Pastorales en Tiempo de Pandemia.

Los templos en el Valle de Toluca suspendieron sus actividades desde marzo, cuando comenzó la pandemia por el SARS-CoV-2, en ese momento también fueron pospuestas los sacramentos como bautizos, confirmaciones y comuniones, además de canceladas ceremonias como matrimonios, XV años y presentaciones.

Sin embargo, en el mensaje difundido en redes sociales, la Arquidiócesis señaló que ante el inminente regreso de las actividades, los principales puntos del protocolo a seguir incluye no dar la paz de mano, únicamente con gesto de inclinación entre los asistentes, pues los saludos de mano están prohibidos por el riesgo que corren los feligreses al tomarse de las manos.

Agregó que la comunión se distribuirá en la mano; previo a recibirla, se aplicará gel antibacterial a los feligreses, mientras que la formación será cuidando la sana distancia, es decir, un metro y medio de distancia entre cada persona.

La asistencia será limitada para evitar aglomeraciones, de acuerdo al aforo permitido por el semáforo epidemiológico: en semáforo naranja será de 30%.Además, las celebraciones serán breves, con un mínimo de cantos y sin hojas dominicales, mientras que la ofrenda o limosna se entregará a la salida del templo.

La Arquidiócesis invitó a los feligreses a seguir participando en las misas virtuales que transmiten a través de redes sociales diversas parroquias ya que permanece la dispensa de participar en la misa dominical y fiestas de precepto.Sin embargo, si el templo es pequeño, el sacerdote deberá llevar a cabo las celebraciones en espacios abiertos, como los atrios.

Las fuentes de agua bendita deberán permanecer secas, se conservarán limpios y desinfectados templos, sacristías y todos los espacios de las parroquias.Para acceder a los templos será obligatorio el uso de cubrebocas, gel antibacterial y el uso de tapetes sanitizantes de calzado.

Al término de la celebración la salida deberá ser ordenada para evitar aglomeraciones fuera del templo y deberán realizar limpieza.

Fuente: El Universal 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.