La entidad mexiquense concentra el 76% de la producción nacional de flor y durante el mes de febrero se registra un incremento en ventas de hasta 40% respecto de otros meses.

Para la celebración del Día del Amor y la Amistad, el Estado de México concentra el 76% de la producción nacional de flor y durante el mes de febrero se registra un incremento en ventas de hasta 40% respecto de otros meses; lo que representa una derrama económica de 617.8 millones de pesos por la comercialización de 57 millones de tallos.

Jorge Bernal Hisojo, presidente del Consejo Mexicano de la Flor, informó que el Estado de México produce 90% de la flor que se exporta al mundo, principalmente a Estados Unidos y Canadá; actividad que supera con mucho la de otros países de América Latina como Colombia y Ecuador, que son los principales competidores de México en este mercado.

Consideró que la venta promedio por persona en el mercado es de 25 tallos, con un precio de 90 pesos; además de que los colores preferidos para los arreglos florales en esta temporada son el rojo, rosa; blanco, amarillo, naranja y fucsia, pues son los que se vinculan con los sentimientos de amor y amistad, en tanto que las especies más buscadas en esta fecha son las rosas, lilis, liciantus -que son parecidas a las rosas, abiertas y en variedad de dolores-, los tulipanes, anturios, las gerberas y el girasol que volvió a ponerse de moda, pues en la floricultura también hay tendencias.

Explicó que el corredor florícola mexiquense que incluye a los municipios de Coatepec Harinas, Villa Guerrero y Tenancingo, está importando mano de obra de otros municipios y entidades cercanas y registra una tasa 0% de desempleo, lo que hace al sector una industria estable y con crecimiento asegurado.

Indicó que se ha tratado de ampliar el espacio para la producción de flor y ejemplificó el caso de Ixtlahuaca, donde se ha promovido el cultivo de gladiola con buenas resultados.

Bernal Hisojo señaló que los costos de producción de la flor se elevan debido a los materiales vegetativos y otros insumos que se utilizan en la industria, como los fertilizantes, son de importación y se cotizan en dólares, pero advirtió que ya se están desarrollando en México alternativas como la composta orgánica para evitar el uso de agroquímicos y con ello reducir costos de producción.

“Nosotros hemos sido precursores en nuestro negocio, desde el 2013 estamos tratando de cambia el sistema tradicional (de producción), al orgánico, lo cual abre otra oportunidad de mercado en la gastronomía, pues nuestras flores se pueden comer con toda tranquilidad, pues están libres de agroquímicos”, apuntó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.