Carlos Olivos, el recién nombrado director de Comunicación de Airbnb para Latinoamérica habla hispana, llegó con el pie derecho a la plataforma de hospedaje, pues justamente esta semana anunció que la empresa logró sumar al Estado de México a su lista de entidades donde retienen y remiten el impuesto de hospedaje de 3 por ciento.

Con el Estado de México, Airbnb ya puede presumir que son ocho las entidades en las que la plataforma de alojamiento retiene el impuesto de hospedaje. Se trata de la Ciudad de México, Baja California y Baja California Sur, Quintana Roo, Sinaloa, Oaxaca y Yucatán.

A tan sólo tres meses de haber comenzado la recolección, nos cuentan que la firma –cuyo acrónimo significa air bed and breakfast: camas de aire y desayuno– ha contribuido con 2.2 millones de pesos, que serán, junto a la totalidad de lo recaudado, destinados para la promoción turística del país.

Las buenas noticias que trae Olivos bajo el brazo no acaban ahí, pues a tan sólo 18 meses de haber abierto sus oficinas en México, Airbnb ha firmado 13 acuerdos con gobiernos locales, ocho de ellos para la recaudación del impuesto sobre hospedaje y otros cinco en los que también se compromete a promover el turismo de las entidades, intercambiar estadísticas del sector y colaborar en mejoras de política pública.

Esté pendiente, porque hoy el secretario de Finanzas del Gobierno del Estado de México, Rodrigo Jarque Lira, y el encargado de políticas públicas de Airbnb, Jorge Balderrama, tendrán una cita para formalizar la colaboración entre el gobierno mexiquense y la empresa para la recaudación del impuesto sobre el hospedaje.

Una de esas historias es el repunte de Acapulco como destino número uno para los mexicanos este otoño basado en número de reservas en Airbnb, con lo que superó a Puerto Vallarta, Ensenada y Mérida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.