La organización asegura que durante la pandemia poco más de 150 estaciones de gas se han establecido de manera ilegal.

La Organización de Pipas, Portatileros, de Gas LP y Transporte en General (AGUM), que opera en territorio mexiquense y que lidera Joel Díaz, anunció que en los próximos días sus agremiados se manifestarán frente al Palacio Municipal de Toluca.

Lo anterior debido a que aseguran que, tanto el alcalde de este municipio, Juan Rodolfo Sánchez Gómez, así el coordinador de Protección Civil del Estado de México, Luis Felipe Puente, han hecho caso omiso a las denuncias que han realizado y documentado sobre la instalación de las llamadas gaseras clandestinas.

La organización asegura que durante la pandemia poco más de 150 estaciones de gas se han establecido de manera ilegal. Aseveró que este hecho se ha dado en complicidad con las autoridades ya que los negocios no cuentan con los permisos correspondientes, ni con las mínimas medidas de seguridad.

“De las gaseras que se instalaron de manera ilegal, destacan al menos diez en Toluca, de la empresa Gas Imperial, hemos documentado que dicho consorcio cuenta con el apoyo de autoridades municipales de Toluca para establecerse sin ningún permiso con la finalidad de establecer un monopolio en el mismo Ayuntamiento”, señaló.

Díaz denunció también que el grupo, Gas Imperial, por conducto de uno de sus gerentes, de nombre Ramón Miranda, amedrenta y manda a golpear a cualquier distribuidor de la zona que le haga competencia ya que cuenta con un grupo de choque al que las autoridades han identificado como “Los Dionysios”.

“Solicitamos la intervención del gobernador, Alfredo del Mazo, ya hemos pedido que el procurador estatal investigue los hechos antes que una tragedia de grandes magnitudes se registre en Toluca. Esa gente es peligrosa, golpean a los empleados y por eso ya no quieren trabajar con nosotros y los que la hacen -con razón- ya dijeron que se van a defender, entonces eso puede ser muy riesgoso”, sostuvo.

Los afectados señalaron que los “Los Dionysios”, se conforman por al menos 50 sujetos muy violentos que circulan armados y vigilan las rutas de venta de gas y quien no pertenece al Grupo Imperial, son golpeados y corridos de las colonias donde deben surtir el combustible.

“No solo eso, Gas Imperial, rompe con todas las normas de seguridad, se instala frente a escuelas, frente a otras gaseras, junto a unidades habitacionales, es decir, violan toda reglamentación mínima de seguridad; eso sólo lo entendemos con corrupción y sobornos que posiblemente recibe el alcalde de Toluca o el de Protección Civil, de otra manera y legalmente, simplemente no se podrían instalar”, comentó Emilio Arriaga, administrador de una gasera legalmente establecida, afectada en días pasados por los Dionysios.

Los empresarios documentaron que de momento, las gaseras de Grupo Imperial instaladas ilegalmente se encuentran en; el Boulevard Aeropuerto y San José Guadalupe en la colonia San Nicolás Tolentino, la otra sobre la calle Miguel Hidalgo de la colonia San Marcos Yachihuacalteoec, a 450 metros del Sindicato de Maestros, una más sobre la calle primera privada de Independencia y calle independencia de la colonia Calixtlahuaca, a 300 metros de la secundaria 157, hermanos Flores Magón

Y una más que ya opera sobre la calle Fidel Negrete en la colonia San Buenaventura, a 50 metros de otra estación de gas, hecho que dicen rompe toda reglas establecidas de seguridad.

Con información de Excelsior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.