Desde el primer día de marzo “se estableció un cerco sanitario el día de la visita familiar en todos los establecimientos penitenciarios de la entidad. Asimismo, se toman las medias de higiene necesaria al interior de los mismos”, informaron voceros del sistema penitenciario.

Ante la saturación que enfrentan 22 penales mexiquenses y el riesgo de que la pandemia se extienda al interior de las cárceles del Estado de México, donde conviven 30 mil 500 internos en condiciones de saturación, autoridades de la Secretaría de Seguridad del Estado de México, informaron que establecieron un cerco sanitario en todos los Centros de Readaptación Social de la entidad.

Esto “acorde a las medidas sugeridas por las autoridades federal y estatal de salud por la pandemia de COVID-19, así como el pronunciamiento del Gobernador de la entidad Alfredo Del Mazo Maza y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), la Secretaría de Seguridad (SS) a través de la Subsecretaría de Control Penitenciario, implementa acciones preventivas en los penales mexiquenses”, informaron.

En los Centros de Prevención y Reinserción Social estatales, “se continúa con dichas medidas como son lavarse las manos con frecuencia por al menos 20 segundos, desinfectar utensilios de uso común, evitar tocar la cara y la nariz, en caso de presentarse cualquier síntoma de tos seca, temperatura o problemas para respirar se contactará con personal de salud”, aseguraron autoridades de la SSEM.

Desde el primer día de marzo “se estableció un cerco sanitario el día de la visita familiar en todos los establecimientos penitenciarios de la entidad. Asimismo, se toman las medias de higiene necesaria al interior de los mismos”, informaron voceros del sistema penitenciario.

Ante “las probabilidades de expansión de esta pandemia y la recomendación de mantener la distancia de un metro entre personas, a fin de evitar el posible contagio, ya se toman las medidas pertinentes debido a que existe sobrepoblación en los Centros Penitenciarios y muchas de las Personas Privadas de la Libertad (PPL) se encuentran en situación vulnerable”, informaron.

Por ello de ser necesario, “se suspenderán las visitas familiares los próximos fines de semana hasta estar superada la contingencia, con el objetivo de preservar la salud de los más de 30,500 internos y sus familias, aplicando las medidas de distanciamiento social que sugieren los expertos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.