En la colonia Ejidal San Isidro, del municipio Cuautitlán Izcalli, las inundaciones no son noticia. Cada año, en temporada de lluvia, las calles se vuelven ríos. El agua brota de las coladeras y de los deteriorados tubos del drenaje; los vecinos pierden su patrimonio, paran sus vidas y activan sus rutinas de emergencia.

La colonia está en una pendiente y en su punta hay una presa, mejor conocida como El Ángulo. Los vecinos más longevos cuentan que en el pasado su agua era cristalina, se utilizaba para riego agrícola y había peces. Ahora entre sus aguas negras solo flotan grandes cantidades de basura y uno que otro animal muerto.

La presa también cambió de tamaño. Hace 10 años la construcción de bodegas comerciales del Parque Industrial San Martín Obispo le restó capacidad.

 

INFO: SINEMBARGO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.