Hace unas semanas, autoridades de España alertaron sobre la detección de una nueva técnica que están usando los delincuentes para clonar tarjetas de crédito o débito en los cajeros automáticos, tanto de México, como en otros países de América Latina.

Aunque se sabe que este tipo de delitos no es nuevo, lo que sí, es que cada vez los delincuentes implementan nuevas formas para poder sustraer el dinero de muchos usuarios de manera ilícita.

Según estimaciones del Banco Santander, en los últimos dos años, los fraudes con tarjetas han aumentado un 30%, lo que representa un costo anual de 70 millones de dólares para los bancos.

¿Cómo se hace la clonación de tarjeta?

De acuerdo con la entidad de BBVA, la clonación de tarjetas consiste en “copiar la información de tu tarjeta y colocarla en otro plástico para hacer compras, pagos o retiros de efectivo”.

Esto se lleva a cabo con la implementación de un skimmer, que es un dispositivo que logra duplicar bandas magnéticas de tarjetas de crédito, para realizar fraudes financieros.

Las personas suelen sospechar que han sido víctimas de este tipo de fraude, cuando se percatan de movimientos bancarios inusuales, como pueden ser transacciones por grandes cantidades de dinero, o bien, muchos depósitos con montos menores.

Nuevo modus operandi en la clonación de tarjetas

La alerta fue emitida por Alfredo Perdiguero, subinspector de la Policía Nacional de España, quien detectó una nueva técnica de clonación de tajertas en varios países, incluyendo México.

El fraude consiste en colocar un dispositivo externo justo debajo de la ranura donde se insertan las tarjetas en los cajeros automáticos, y puede lucir de la siguiente manera.

“Si llegan a ir a un cajero y ven este dispositivo, no apoyen la tarjeta ahí, no es de la red, es una nueva forma de clonar tarjetas”.

Si te sucede esto cuando vas al cajero automático, lo primero que debes hacer es reportar a la entidad bancaria a la que pertenece, para que se hagan las diligencias correspondientes sobre la clonación de tarjetas.